Historia del aceite de oliva

olivos de jaén

En la cultura Mediterránea y en la historia de civilizaciones y países, seguir la huella de este rico producto te da el privilegio de entender la evolución de la humanidad.

Se cree que posiblemente sin fecha cierta que las muejres y hombre utilizan el aceite de oliva desde tiempos inmemorables, y que fue desde la antigua Grecia que se extendió a toda la cuenca del Mediterráneo, una abrupta forma cerrada por el estrecho de Gibraltar, gran responsabilidad para los históricos habitantes de la península ibérica.

Los testimonios más antiguos sobre la cultura oleícola pertenecen a los cretenses con unas tablillas de la época del rey Minos, 2.500 años a.C

Una piezas de barro con registros en escritura simbólica en líneas un lenguaje silábico con 88 caracteres en el que cada símbolo correspondía a una sílaba, aunque también contaban con logogramas que equivalían a una palabra, aritmogramas que equivalían a un número y metrogramas con símbolos de medida y sus derivados.

Los griegos eran extraordinarios navegantes igual que los fenicios, y obvio el manso mar del Mare Nostrum daba pie a todo tipo de intrspecciones, para con posterioridad llego a territorio romano. Y con el afán conocido de expansión del imperio y gracias a las segundas guerras púnicas contra los cartagineses, los romanos llegaron a la península el año 218 a.C. desembarcaron en Ampurias, se asentaron para cortar el suministro de Anibal, ganaron y se quedaron.

Si la tensión se había centrado entre la actual Tunez (Cartago) y Grecia pronto el interes llego a la parte oeste de la cuenca del Mar, la que denominaron Hispania, pero antes fue Íbera, nombre dado por los griegos a partir del siglo VI a.C posiblemente por algunos de los rios, puede tener su origen en el Hiberus (el Tinto o el Odiel, que desembocan juntos en la Ría de Huelva) o en el Iber (el Ebro, que desemboca en Deltebre, Tarragona).

Las reconocibles tinajas arqueológicas de la producción íbera son de una gran belleza y funcionalidad local. Más pensadas para un buen almacenaje de consumo propio y famliar que para exportar. Como así son y se verán obvias las de estilo romano y árabe.

El aceite producido en Hispania cobró gran relevancia para los romanos hábidos en importar al reino manjares, y esclavos de todo el territorio conquistado.

Marcus Gavius Apicius nació a finales del siglo I a.C, fue un famoso gastrónomo, se refiere en el que es considerado el primer libro gastronomico en algunas ocasiones al aceite de Hispania.

El área de mayor implantación olivarera en época romana fue la Bética, aunque también se cultivó en otras regiones después de la decadencia del Imperio y la llegada de los visigodos.

En esta rica península saber de aceite hay en toda su geografía.

Comments are closed.